lunes, 2 de febrero de 2015

BUÑUELOS DE REMOLACHA




¡Buenas tardes guapeton@s!


¡Esperamos que hayáis empezado el año llenos de energía y con muchas metas por cumplir!

Continuando con la línea de recetas saludables, muy sencillas y, sobretodo...¡riquísimas!, nos gustaría compartir con tod@s vostotr@s esta adaptación de una receta de buñuelos de remolacha, de nuestro querido Jamie Oliver. Nos hemos basado en la receta que se incluye en su libro "Ahorra con Jamie".

Estos buñuelos son deliciosos y una buena propuesta de cena rápida pero sana, ya sea como plato principal (por ejemplo, mojándolos en una salsa de yogur y cebollino) o como guarnición de una buena ensalada. Jamie propone servirlos junto a una ensalada de lentejas, ¡qué rica! :-9
Además, es una forma de comer vegetales sin enterarse, muy interesante para familias con peques o, simplemente, para los que os cueste un poco más comer verdura "a palo seco". La remolacha es un alimento muy nutritivo y con muy pocas calorías, ¡así que os animamos a incluirla en vuestro platos!.

Pues sin extendernos más, aquí os dejamos la receta, ¡que aproveche!

BUÑUELOS DE REMOLACHA
(receta adapatada del libro "Ahorra con Jamie").

Ingredientes (4p):

- 125 g de remolacha cocida envasada al vacío
- 1 cucharadita colmada de rábano picante rallado en conserva (opcional)
- 1 cucharadita de mostaza de Dijon
- 1 huevo talla L
- 2 cucharadas de harina común
- 200 g de queso fresco (o en su defecto, podéis sustituirlo por otro queso que os guste)
- 2 o 3 cucharadas de aceite de oliva (si es virgen, mejor que mejor)
- Sal y pimienta al gusto


Preparación: 


1) Añade el huevo y la harina a un bol. Mezcla todo bien hasta que esté integrado y añade a continuación el rábano picante, la mostaza y el queso (a trocitos pequeños o rallado si es un queso más curado) y sazona la mezcla. Trocea la remolacha en trocitos de un tamaño similar al queso fresco (para este paso puedes usar guantes, si lo prefieres) e incorpórala a la masa anterior.

2) Pon una sartén antiadherente de tamaño grande a fuego medio con las 2 o 3 cucharadas de aceite de oliva. Cuando esté caliente, forma los buñuelos con la ayuda de una cuchara (cada buñuelo, una cucharada colmada de masa) y fríelos, dejando que se hagan de  2 a 3 minutos por cada lado, o bien, hasta que estén doraditos. Cuando estén hechos, retíralos a un plato con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite y ¡ya estarán listos para servir!

¿Fácil verdad?

Esperamos que os haya gustado la receta y os animéis a hacerla. ¡Y nos contéis lo bien que os han salido!

¡Un abrazo a tod@s! ^_^

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu opinión nos importa un montón!